27 de octubre de 2011

LOS TARDÍGRADOS y EL OCTAVO PASAJERO

Tardígrado u Oso de agua.
Los tardígrados se han hecho famosos y no precisamente porque sea una especie muy social o se dejen ver fácilmente. A pesar de encontrarse por todo el planeta, habitualmente sus vidas nos pasan completamente desapercibidas debido a su reducido tamaño, que rara vez supera el milímetro (0,05 a 1,5 mm). Lo que los ha catapultado hasta el “estrellato” tampoco es su aspecto estilizado y elegante. Los tardígrados, llamados así por su “lento caminar”, también se les suele llamar de forma coloquial “osos de agua”, por su aspecto tan característico y por los hábitats predominantemente acuáticos en los que medran. De hecho es fácil encontrarlos en las películas de humedad que recubren los musgos y helechos, aunque algunas de sus más de 1000 especies vivan en los hábitats más diversos como los lagos, ríos y océanos.
No, los tardígrados se han popularizado por la extraordinaria resistencia que ofrecen bajo condiciones extremas. Su resistencia es incluso superior a la de las cucarachas, por ello se le considera, ¡el animal más resistente del planeta!

Efectivamente, en una investigación llevada a cabo por la ESA en 2007, expusieron a estos diminutos animalillos durante 10 días a las más severas condiciones del espacio exterior. Pero nada pudo con estos improvisados astronautas sin escafandra. Una cucaracha, su rival más directo, es capaz de sobrevivir a la radiación producida por una explosión nuclear. Pues bien, ni siquiera las cucarachas pueden arrebatar al oso de agua el título de animal más resistente del planeta. Como muestra algunos datos reveladores:
  • Sobreviven bajo cualquier tipo de presión atmosférica.
  • Aguantan en agua hirviendo a 149ºC durante algunos minutos.
  • Pueden soportar temperaturas de – 272ºC a 149ºC.
  •  Sobreviven a la inmersión en alcohol puro y éter.
  • Soportan radiaciones ionizantes en dosis 100 veces superiores a los seres vivos más resistentes y 1000 veces superiores a la dosis letal para los seres humanos.
  • Pueden pasar cientos (quizá miles) de años en estado de hibernación con ausencia de agua, y reactivarse en canto se les suministra agua. Eso es doblemente sorprendente porque en estado natural su organismo está compuesto en un 85% de agua. Pero son capaces de sobrevivir con solo un 3% de agua.
  • Científicos rusos han encontrado estos inesperados pasajeros en la superficie de cohetes que regresan de sus misiones espaciales.
A estas alturas nadie puede afirmar que los tardígrados no hayan colonizado Marte llevados por las propias sondas espaciales humanas. Solo se me ocurre otra especie que presente similares características:

1 comentario:

Pedro Gabriel Gil González dijo...

Ya se lo que quiero ser de mayor

¡ viva la inmortalidad !